domingo, 22 de mayo de 2011

PROCEDIMIENTO

Los motores requieren de una afinación cada 6 meses (aproximadamente) para mantenerlos en buen estado. En términos generales, la afinación consiste en algunos procedimientos muy estándares de cambios de piezas y líquidos, hay otros de ajuste. En concreto, una afinación consiste en lo siguiente:
• Lavado de inyectores
• Cambio de filtro de gasolina
• Cambio de filtro de aire
• Cambio de bujías
• Revisión y corrección de tiempo básico de encendido
• Limpieza de cámara de filtro de aire
Sería bueno, antes de avanzar más, preguntarnos para qué sirve afinar el coche. La respuesta, no por obvia deja de ser necesaria: la afinación forma parte del mantenimiento del motor, especialmente de las partes que más rápidamente se desgastan por el uso porque son las que están expuestas a mayor movimiento o mayor suciedad. Además, se hace porque permite disminuir la cantidad y calidad de los gases tóxicos que un motor emite a la atmósfera mientras circula. Finalmente, deja el coche a punto para una conducción segura y sin riesgos de fallas mecánicas en el motor.

Por supuesto que para afinar el automóvil es necesario comenzar por levantar el coche y después la tapa del cofre. Hecho esto, es necesario ubicar el carter para quitarle el tapón. El carter se encuentra, por lo general, en la parte de abajo del motor, es la única tapa (cuadrada) que se puede quitar.

Lo primero que se hará es sustituir algunas piezas que van en ese lugar: el filtro del motor y el filtro del aire. Debes esperar un buen tiempo, una vez que has quitado el filtro del aceite, para que escurra todo el aceite que tiene el coche. Cuando esto ha ocurrido, entonces puedes poner aceite nuevo y colocar el nuevo filtro. Para el caso del filtro de aire, el procedimiento es tan sencillo como quitarlo y poner uno nuevo.

Ahí mismo se continua cambiando las bujías y los cables. Es importante que se cambien todas las bujías y reemplazarlas de acuerdo a su tipo, y de esto dependerá si se calibran o no. Por ejemplo las bujías de dos o más electrodos ya viene calibradas, como también las de platino y doble platino, los cuales en caso de ser necesario tendrán que calibrarse con un calibrador especial de alambre. Debes recordar que dependiendo de la apertura de la bujía se modifica la calidad del encendido y, por tanto, el consumo de gasolina en el proceso de arranque del motor.

Calibradas las bujías se sustituyen los cables viejos por los nuevos. Ahí debes tener muchísimo cuidado en no perder la numeración de los cables, pues de lo contrario te pasarás horas tratando de encontrar cuál es la forma correcta de conectarlos.

Para cambiar el filtro de gasolina es necesario que lo busques en la parte de arriba del motor a un lado de las poleas. Con él no tienes que hacer nada más que quitarlo y sustituirlo por un filtro nuevo.

El lavado de los inyectores de gasolina que hoy utilizan prácticamente todos los modelos estándar de automóviles es un poco más complicado y requiere de cierto equipo especial.

Finalmente, no queda sino poner a tiempo la máquina. No es tan difícil como parece. Para empezar debes detectar la tapa del distribuidor donde van la escobilla, los platinos y el condensador. Poner al punto la maquina significa mover la tapa del distribuidor que es la que fija la velocidad en que se va a encender el coche. Antes de determinar en qué punto está bien, debes asegurarte que sabes cuál es el tiempo de la máquina, pues de otra manera podrías estar acortando su vida útil.

Como cambiar las bujías de un auto


Las bujías son el último componente del sistema de ignición encargada de suministrar la chispa de encendido necesaria para la combustión de la mezcla dentro de la cámara de combustión. Por eso es importante darle un mantenimiento y saber como cambiarlas.
Aquí están los pasos para cambiar las bujias de un auto:
Encienda todos los cilindros
Las bujías son los soldados fieles que encienden la mezcla de gas en los cilindros del motor y le dan potencia a su automóvil. Cuando las bujías están en buenas condiciones, ayudan a mantener el motor funcionando de forma limpia y eficiente. Cuando las bujías se gastan o se ensucian, tensionan la mayoría de los sistemas del automóvil, lo cual puede generar problemas que resultan muy costosos de reparar.
¿Resulta muy difícil reemplazar las bujías? Depende de la configuración del motor, pero hoy en día, cuando las funciones del motor se controlan por computadoras, cambiar una bujía es una de las pocas tareas tradicionales de mantenimiento del motor que cualquier mecánico improvisado puede realizar.
Antes de comenzar
¿Cuándo debe cambiar las bujías? Lo ideal sería hacerlo antes que su automóvil comience a perder rendimiento. Consulte el manual del usuario de su automóvil para encontrar un programa de servicios.
Las bujías regulares con cobre permiten que los electrodos de aleación resistan entre 6.000 y 30.000 millas (aproximadamente entre 10.000 y 48.000 kilómetros), dependiendo del motor de su vehículo y las condiciones de manejo. Por ejemplo, los motores que no han sido correctamente mantenidos (o los automóviles antiguos sin sistemas de encendido electrónico) necesitarán un cambio de bujías más frecuente, así como también los vehículos que utilizan gas con plomo. (El gas con plomo deja depósitos en las bujías y de esa forma las “ensucia”.
Las bujías premium pueden resistir 100.000 millas (160.000 kilómetros) sin necesidad de cambiarlas. Sin embargo, una gran cantidad de variables pueden acortar la vida de una bujía. Por eso muchos técnicos aconsejan cambiar más seguido las bujías, incluso las premium, por ejemplo, cada 30.000 a 60.000 millas (entre 48.000 y 97.000 kilómetros) o cuando el manual de su automóvil indique que debe revisar los cables de las bujías, la tapa del distribuidor y el rotor para evitar desgastes.
El sistema del motor y el sistema de encendido de cada marca y modelo de automóvil son diferentes, por eso busque un manual de servicio o reparaciones que sea adecuado para su vehículo (además del manual del usuario de su automóvil) antes de comenzar cualquier trabajo en el mismo. Esto es especialmente aconsejable si usted nunca ha trabajado antes bajo el capó de un vehículo. Estos manuales se encuentran en librerías y tiendas de accesorios para vehículos, y también en algunos concesionarios de automóviles y bibliotecas públicas.
Observe que: El motor del automóvil debe estar apagado y frío antes que usted comience a cambiar las bujías.

Paso 1 Conozca el sistema de encendido de su automóvil
Al girar la llave de ignición de su automóvil se abre el circuito desde la batería de 12 ó 14 voltios de su automóvil a una parte llamada bobina de encendido (el alternador del vehículo debe luego sustituir la batería). La bobina aumenta el voltaje hasta entre 6.000 y 35.000 voltios. La carga de alto voltaje se propaga a una parte denominada distribuidor, el cual envía la corriente a cada una de las bujías en intervalos programados con precisión. (Algunos de los automóviles más modernos no tienen distribuidores, pero utilizan sensores para enviar el voltaje directamente desde la bobina a las bujías).
Las bujías se atornillan directamente al motor, una por cilindro, con la punta dentro del cilindro. La carga de desplaza rápidamente a través de la bujía y salta un espacio entre dos electrodos en la punta, formando así una chispa caliente que enciende la mezcla de gas en el cilindro. ¡Pum! El pistón es empujado hacia abajo del eje del cilindro, llevando la potencia que hace girar las ruedas (entre otras cosas).
Si una bujía se daña, se atasca o se gasta, puede suceder que el cilindro no encienda o que el encendido ponga tensión sobre el resto del sistema de encendido. De cualquier forma, esto no es buena noticia.

Paso 2 Reúna las herramientas y los repuestos
Antes de dirigirse a la tienda de piezas de automóviles, tómese unos minutos para localizar las bujías y decidir qué tipo de herramientas va a necesitar.
Con el motor del automóvil apagado y frío, abra el capó y encuentre el bloque del motor. El bloque del motor es esa parte de metal pesado que está en el medio y de la cual salen todos los cables y las mangueras. Busque las hendiduras a lo largo de la parte superior del motor o a los costados del mismo. Un cable aislado sale de cada hendidura. Estos cables son los cables de las bujías y están sujetados en un extremo a la parte superior de las bujías y en el otro extremo al distribuidor o, en el caso de los automóviles sin distribuidor, a las bobinas de encendido.
Tiene que haber la misma cantidad de bujías que cilindros en su motor; por lo general cuatro, seis u ocho. Si usted puede verlas todas y parecen fácilmente accesibles, entonces probablemente sólo necesite una llave para bujías (que tenga la parte interna acolchada) y una llave de trinquete. Si una o más de las bujías no se ven o están ocultas a la vista por mangueras u otras piezas, su trabajo se dificultará y puede ser que necesite una llave o mango de trinquete que tenga una junta universal (para que de esa forma pueda alcanzar la bujía desde cualquier ángulo), así como también una extensión de trinquete que le de un mejor acceso a la bujía.
Lleve el manual del usuario a la tienda de repuestos; en el manual encontrará especificaciones sobre las bujías. La tienda debe tener además catálogos de repuestos compatibles que se adapten a su automóvil, y los vendedores deben indicarle las herramientas necesarias si aún no las tiene. Nota: No utilice bujías diferentes si la tienda no tiene el tipo especificado por el manual. Las bujías no son todas iguales y si coloca bujías incorrectas, éstas pueden dañar el motor de su automóvil.
También en la tienda, compre un calibrador de alambre para bujías si aún no tiene ninguno (más información sobre este dispositivo más adelante).



Paso 3 Extraiga una bujía
Los cables las bujías están sujetos a la bujía y al distribuidor (o a la bobina) con boquillas de caucho redondas o en forma de L llamadas “fuelles”. Agarre un fuelle que esté cercano al bloque del motor y dóblelo o arránquelo de la bujía. (No tire del cable, ya que podría dañarlo). El aislante cerámico y la punta de metal del terminal de la bujía deben estar visibles.
Cepille o limpie toda suciedad o aceite de alrededor de la bujía. (Si hay más que un rastro de aceite, es probable que haya un salidero, por lo que deberá consultar a su mecánico). Ajuste la llave de trinquete (o sus extensiones) al conector y ajuste el conector directamente sobre el cabezal de la bujía. Gire la llave en sentido contrario a las agujas del reloj para aflojar la
bujía y sacarla del bloque del motor una vez suelta.
Inspeccione la bujía. La punta de la bujía (la parte que va dentro del cilindro) debe ser de color grisáceo o canela, y los bordes del electrodo central pueden parecer un poco redondeados debido al desgaste. Los depósitos de color gris, blanco o negro, la corrosión o el deterioro físico en cualquier lugar de la punta de la bujía indican un problema en el motor. Coloque una etiqueta a todas las bujías dañadas o con grietas e indique el lugar del cilindro. A continuación, llévelas a su mecánico para un diagnóstico tan pronto como sea posible. (Puede terminar de reemplazar las bujías primero).


Observe que: Cada cable conecta una bujía específica a un terminal específico en el distribuidor o la bobina de encendido. Las conexiones no son intercambiables, por lo tanto, retire y reemplace las bujías de una en una para no confundir las conexiones.

Paso 4 Instale cada bujía nueva
Las bujías nuevas se fabrican de modo que tengan el espacio intermedio adecuado entre los dos electrodos en la punta. Sin embargo, la bujía puede haberse dañado en el trayecto, por eso verifique siempre el espacio intermedio antes de instalar una bujía.
Consulte el manual del usuario para encontrar el tamaño adecuado del espacio intermedio, luego inserte la punta de un calibrador en el espacio intermedio de la bujía. El calibrador debe deslizarse entre los electrodos con un contacto ligero o moderado con cada lado. Si el espacio intermedio es demasiado grande, dé un golpecito sobre el lado del electrodo (el lado que se dobla en un ángulo recto sobre la punta de la bujía) con un martillo liviano o una llave hasta que se forme el espacio apropiado. Si el espacio es demasiado pequeño, doble ligeramente el lado hacia arriba con la cabeza plana de un destornillador insertada en el espacio. Dé un golpecito y doble hasta que el espacio sea el apropiado. Este proceso completo de verificación y ajuste se denomina “espaciamiento” de la bujía.
Un ajuste apretado. Si el bloque del motor está hecho de aluminio o si usted ha tenido problemas para retirar la bujía, las roscas de los cilindros pueden necesitar un poco de protección. Aplique un toque de compuesto antiaferrador a las roscas de la nueva bujía. Siga las instrucciones que se indican en el envase del compuesto.
Inserte la bujía en el agujero correspondiente dentro del cabezal del cilindro y gire en el sentido de las agujas del reloj para ajustar. Cuando ya no pueda girarla más con la mano, utilice una llave para bujías o un mango de trinquete para seguir ajustando. Para ajustarla, ejerza el mismo grado de fuerza que para aflojarla. Si la ajusta muy suave, puede dificultar el funcionamiento del cilindro (y dañar el motor) y si la ajusta demasiado, puede estropear las roscas de la bujía y del cilindro.
Observe que: Una llave de torsión, la cual puede utilizarse en lugar de un mango de trinquete, puede medir con precisión la presión que se necesita para ajustar la bujía. El manual del usuario debe especificar la torsión que se necesita para las bujías de su motor.
Ajuste firmemente la funda del cable de la bujía sobre el cabezal de la bujía y continúe con la siguiente bujía.
Encienda el motor. Cuando haya cambiado todas las bujías y los cables, encienda el motor y acelérelo un poco. Si se enciende con un sonido áspero o se escuchan “fallas” o intervalos en el encendido suave de los cilindros, algo funciona mal. Apague el motor (déjelo enfriar si lo aceleró lo suficiente como para que se calentara). Verifique que las bujías están suficientemente ajustadas y que las fundas de los cables están bien puestas. Asegúrese de no haber conectado ninguno de los cables a las bujías incorrectas (esto no debe suceder si usted cambió las bujías en orden). Si considera que puede haber mezclado los cables, consulte el diagrama de cableado en el manual de servicio y reparaciones.
Si el motor suena bien, aguarde un minuto y deje que ronronee. Acaba de hacerle un importante servicio a su automóvil a cambio de todo lo que él hace por usted.

Paso 5 Solución de otros problemas (opcional)
¿Su automóvil no funciona bien, pierde eficiencia de combustible o potencia, o vacila al acelerar? Si usted cambia las bujías porque ha notado alguno de estos problemas de rendimiento (a diferencia como parte de un mantenimiento programado), existen otras cosas que todavía debe hacer. Nota: Utilice el manual de servicio o reparaciones de su automóvil para hacer todas estas pruebas y verificaciones, pero no se lance a ninguna tarea a menos que sienta que comprende cómo llevarlas a cabo de forma segura y efectiva.
Prueba de compresión. Esta prueba mide la presión de la mezcla de aire y gas en el cilindro durante el ciclo de combustión. Si la compresión está por debajo de los parámetros establecidos, puede haber un salidero en la válvula o un sello del cilindro o en la cabeza del motor. Estos problemas requieren de atención experta. Para llevar a cabo una prueba de compresión, necesita: un medidor de compresión, un ayudante y el manual de servicio y reparaciones de su automóvil.
Verificación de los cables. Examine los cables de las bujías. Si tienen grietas, quebraduras o están empapados de aceite, reemplácelos siguiendo las instrucciones del envase de los nuevos cables de bujías y el manual de servicio y reparaciones. Pruebe además la resistencia de los cables, incluso si parecen intactos. Para esto, necesitará un dispositivo denominado ohmiómetro y el manual del usuario de su automóvil y el manual de servicio y reparaciones. Siga las instrucciones del manual de servicio y reparaciones para probar los cables.
Examine el distribuidor. Si su automóvil tiene un distribuidor, siga las instrucciones del manual de servicio y reparaciones para retirar la tapa del distribuidor y examinar la tapa y el rotor debajo de la misma. Si la tapa o el rotor muestran signos de deterioro, incluso grietas capilares, terminales quemados o erosionados, o corrosión, debe reemplazarlos. Consulte el manual de servicio y reparaciones para recibir orientación adicional.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada